Generalidades sobre los ejercicios de escritura

La expresión como un acto intencionado del profesional en comunicación estará acompañado de manera práctica por una serie de escritos personales de cada participante, mediante los cuales podrá hacer auto seguimiento y corrección a la manera en que articula, evidencia y sobre todo afina las intencionalidades comunicativas en su apropiación del área de estudio la Comunicación Social - Periodismo.

Disfrute mediante este espacio de formación colectiva y colaborativa, de contar eso que no se ha contado, o que se ha contado pero con una intencionalidad contraria a los sentires, vivencias y necesidades de sus municipios, regiones o experiencias oculares de vida. Este es un primer espacio para dar a conocer lo que usted ES, PIENSA y PROYECTA como profesional y como ser humano.

Lea bien las instrucciones y téngalas a la mano antes de proceder.

  1. Si aún no ha sido invitado escriba un correo electrónico a: leparticipo@gmail.com solicitando ser invitado.
  2. Una vez reciba en su correo electrónico la invitación, de click en el enlace: Para participar en este blog, visita: http://www.blogger.com/i.g?inviteID=...
  3. Al dar clik en el enlace debe abrirse la ventana del blogger con las opciones de crear cuenta, si aún no tienen una en gmail, o entrar nombre de usuario y contraseña de la cuenta personal que tenía o recién abrió en gmail. Rellene los campos y de ACEPTAR INVITACIÓN destacada en azul al final del cuadro.
  4. Con esto ingresa al blog cuya aceptación evidenciará por que en la parte superior aparece su correo personal. Allí de clic en Ver blog en la parte del Panel Administrar tu blog.
  5. Aparecerá entonces la primera pagina del blog LE COMUNICO y a la derecha su nombre junto al de las otras personas del grupo. Significa que ya esta habilitado (a) para subir sus textos. Para PUBLICAR SUS TEXTOS
  6. Primero digítelos en Word. –recuerde ponerles titulo-. Cada texto debe tener como mínimo entre 450 y 500 palabras, es decir una hoja tamaño carta en Arial o Times 12 a un espacio. Una vez listos cópielos (ctrl. + C) y llevelos a WordPad o el Bloc de notas -esto evitara que se deforme al pasarlo al blog-, de nuevo copielo y vaya al blog.
  7. Haga clic en la parte superior derecha NUEVA ENTRADA
  8. Allí en el espacio grande en blanco vacíe el texto copiado del WordPad o del Bloc de notas (ctrl. + V) – puede darle características como en Word con la barra superior del cuadro-. Además recuerde colocar el TITULO en el cajón superior. Agregue ademas, una foto, tomada por usted, que refuerce la intención comunicativa (así aprovecha mostras sus avances de expresion en la materia Fotografia. Coloque su nombre y la región y finalice con PUBLICAR ENTRADA destacado en rojo en la parte inferior.
  9. Listo ya con estos pasos ha publicado su texto, y lo que sigue es invitar a las personas de su organización, sector o grupos a que le lean y le hagan sugerencias colaborativas para el proceso de formación profesional.

domingo, 23 de agosto de 2009

Adiós mamá

Dos sillas mecedoras, una pequeña mesa, un cuadro en la pared acompañado de tres angelitos de porcelana colgados diagonalmente, entre otros objetos adornaban aquella sala, si es que el escenario de un momento tan triste merece serlo.
Yo estaba allí, sentada en la mecedora que daba a la ventana, me encontraba tranquilamente observando lo que el pequeño espacio entre los vidrios me permitía, mi padre a mi lado en la otra silla, como esperando algo, luego llegó lo que posiblemente lo hacia mirar hacia todas partes (estaba nervioso o más bien preparado para cualquier cosa), era mi madre con dos maletas, no me atreví a preguntar nada, de hecho siempre e sido muy callada y en ocasiones como esa intento resolverlo sola en mi mente primero lo que no entienda, empezaron un sin número de interrogantes unos con sus posibles respuestas, otros no alcancé a comprenderlos nunca, fueron preguntas como: ¿Para donde vamos? ¿Iremos los tres?, luego reflexione “no estoy vestida como para salir de casa”, además no veía ni rastro de mis cosas y mamá siempre se encargaba de llevar muchas de ellas, hasta las innecesaria con el fin de cuidarme bien. Ella seguía saliendo de la última habitación y caminando hacia a mi, entonces me di cuenta de algo nuevo: lloraba, mi mamá lloraba y era un llanto inconsolable y me miraba de pies a cabeza sin cansarse. Por mi mente solo seguían fluyendo preguntas ¿Qué le pasa? ¿Irá para donde mi abuela? Y lo que más me sorprendía era su observación ¿Qué tanto me observa?, acaso no reconocía mi vestido, era el mismo azul con flores amarillas, mi favorito, además mi cabello estaba igual. Al mismo tiempo seguía mirándola extrañada, ni siquiera sus lagrimas me hacían reaccionar, solo observaba ese cuadro que contiene el Salmo 91 y como fondo un atardecer a ver si el sabía algo pero no me respondía nada, miraba las paredes, a mi padre, a mi mamá no me atreví a seguir mirándola porque me confundía más, y continué observando, en ese momento esperaba que hasta el techo o el piso lograran contestarme ¿Qué pasa con mi mamá?
Pasados unos minutos hizo que me parara para abrazarme fuerte y decirme que me portara muy bien, que no dejara de ser la buena niña que hasta ese momento había sido y rezara todas las noches porque ella lo haría por mi, también que empezara a defenderme solita porque ella, no se como pero sabia que a partir de ese día la incomodidad reinaría en mi vida, después de eso siguió abrazándome y besándome y por fin logré entender algo “se demora y me va a dejar con mi papá”, ¿Con mi papá? eso era como quedarme solita, porque el nunca había logrado siquiera peinarme bien. Entonces llegó el momento crucial: mi mamá abrió esa puerta gris y se fue, esa puerta que recuerdo como si la estuviera viendo en estos momentos y que cada vez que me concentro en el instante en el que se cerró ese día lloro.
Ella se fue no sabia porque pero así lo hizo, tal vez mi inocencia ayudó a que ni siquiera derramara una lagrima por unos minutos, pues simplemente seguí mirando por la ventana pero lo que ésta no logró es que la tranquilidad perdurara, porque a la pocas horas no hacia sino reclamar ¿Dónde está mi mamá? “yo quiero que me la traigan”. En esos momentos se sentía frio en mi casa, faltaban sus abrazos y los de mi padre parecían témpanos de hielo que en lugar de calmarme me alteraban más.
Recuerdo que me enfermé, tanto que hasta mi boca sufrió, pues en ella salieron llagas, pero esa y lo digo muy firmemente así muchos unan sus cejas o abran sus ojos para extrañarse “esa fue la mejor enfermedad de mi vida” puesto que llamaron a mi mamá para que me cuidara, la mujer por la que había llorado durante tantas horas en el transcurso de un largo mes gracias a su partida sin razón (creía yo), después de unos días lastimosamente me alivié y mi mamá se fue, hubiese preferido estar enferma el resto de esos dos años y medio para que no se alejara de mi nunca más.
Luego de la enfermedad quedé muy triste por mucho tiempo y así continuó esa parte mi vida que fue como un naufragio en el que mi tabla de salvación eran las llamadas y visitas de mamá.
Lo peor de todo es que solo cuando cumplí los seis logré asimilar que otra mujer estaba disimulando intentar reemplazar a mi madre y hasta hace pocos días terminé de entender parte de la historia, pero lo que no entiendo ni entenderé jamás es que dos profesionales hayan permitido que una niña de cuatro años se alejara de la mejor mamá del mundo: la mía.
Vilma Sofía Miranda Díaz
Comunicación Social- Periodismo Nivel 2
UdeA seccional Bajo cauca

1 comentario:

  1. Sabes Vilma, Me gustó muchísimo tu texto, casi que lo sentí, la historia no me queda muy clara porque no la sé bien, independientemente de eso, creo que avanzaste mucho en la escritura y ahora si no puedo decirte que esperaba más de ti, porque creo que lo demostraste

    ResponderEliminar

Apórtele con su comentario a la formación profesional del autor en tono colaborativo, no de crítica moralista, censuradora o que descalifique su trabajo creativo.